Inicio
Conócenos
Innovación
Marcas
Productos

Aminoácidos y agricultura

¿Cómo superar situaciones de estrés y de gran actividad metabólica?

Una de las especialidades en agronutrición vegetal incluye a los aminoácidos y proteínas. Los aminoácidos son moléculas orgánicas compuestas de carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno. La metionina y la cistina contienen, además, azufre. Su nombre se debe a los grupos funcionales que contiene: un grupo amino básico (NH2) y un grupo carboxilo ácido (COOH) unidos a una cadena carbonada (R). En la actualidad, se han identificado 20 aminoácidos como formadores de proteínas. La relación cuantificada de cada aminoácido se llama “aminograma”.

La acción de los aminoácidos sobre el organismo vegetal es ayudarlos a superar situaciones de estrés y situaciones de gran actividad metabólica como las que se producen en las fases de brotación, floración, fructificación, etc. Es decir, la principal razón por la que es tan importante la aplicación de aminoácidos en agricultura es el ahorro energético que se consigue. Este ahorro de energía podrá utilizarlo la planta en otros procesos como la brotación, la floración o el cuajado y engorde de los frutos, de forma que aumentará la calidad y la producción de la cosecha.

¿Qué es el estrés agrícola?

El estrés podríamos definirlo como un cambio de cualquier factor ambiental que actúa sobre la planta afectando la respuesta bioquímica y fisiológica de la misma, pudiendo provocar daños y lesiones, ocasionalmente irrecuperables. En general, la situación de estrés originan en la planta una serie de cambios fisiológicos compensatorios encaminados a mantener las condiciones vitales del organismo.

Podemos dividir el estrés en dos tipos: biótico y abiótico.

Estrés Biótico

El primero está inducido por factores infecciosos como hongos, bacterias, virus, nemátodo y plantas parásitas, capaces de penetrar y establecer una relación directa con la planta hospedante.

Estrés abiótico

El segundo, se debe a factores no infecciosos como el exceso o falta de luz, temperaturas extremas, falta o exceso de agua, altas concentraciones de iones metálicos Al+3, Pb+2 y no metálicos Na+ y contaminantes atmosféricos como O3, NO, N2O, CO.

Conclusión

Por tanto, el uso de aminoácidos en la agricultura es una herramienta muy útil para mejorar la producción y calidad de la cosecha. Pero también para superar momentos de estrés debido a temperaturas extremas, sequías, etc.

29 de noviembre de 2021
envelopemagnifiercross